Bírbal

Miniatura mostrando a Bírbal “el juglar del emperador Ákbar”

Se trató en realidad de un consejero dilecto del tercer Gran Mogol. Recibe ese título generalmente gracias a los cientos de cuentos que circulan sobre sus intercambios, cómicos y astutos, con el emperador. En ellos Bírbal resuelve todo tipo de problemas y acertijos imposibles con sabiduría salomónica. Estas historias han hecho las delicias de generaciones, y circulan agrupadas bajo el título de “Ákbar y Bírbal”

Todos los niños en Paquistán e India conocen su historia, su nacimiento como hijo de un pobre brahmín (hombre santo hindú) y su llegada a la corte de Delhi, donde se ganó el corazón del emperador. Allí se convirtió en una de las  famosas “nueve joyas” del tercer Gran Mogol.

He aquí un resumen de uno de los innumerables cuentos que demuestran la agudeza de Bírbal (en este no aparece Ákbar):

Una vez un pobre brahmín (casta de la India) contó a su amigo el extraño sueño que había tenido la noche anterior. En él le pedía prestado cien rupias. El malvado amigo decidió sacar partido de la situación, y al poco se presentó en casa del brahmín exigiéndole le devuelva las rupias que le había prestado. En vano el inocente brahmín intentó repetirle que sólo se había tratado de un sueño. El amigo no cejó en su demanda. Desesperado, el brahmín acudió a Bírbal. Éste, luego de meditar, decidió enseñarle una lección al falso acreedor. Ocultando astutamente una bolsa con cien rupias tras los cortinados de una sala del palacio, colocó un espejo de tal forma que el acreedor podría ver su imagen reflejada, sin ver la bolsa misma. Luego lo convocó a esa sala del palacio, y le pidió que tome el dinero que le había prestado al brahmín. “Pero su señoría, ¿cómo puedo tomar el dinero de una imagen reflejada en un espejo?” ¨Por supuesto que puedes” replicó el sabio consejero “Si pudiste reclamar un dinero que prestaste en sueños, seguro que puedes cobrártelo de su imagen reflejada en un espejo.” El taimado tuvo que retirarse avergonzado…

Las historias se han volcado a series de televisión, dibujos animados, decenas de cuentos infantiles (ver imágenes abajo) En este enlace pueden leerse tres de estas historias en castellano, y ésta es una antología de ellas en español (donde a Bírbal se lo llama Rajá, el título nobiliario hindú)

Uno de los cuentos más conocidos es idéntico al paralelo en la Biblia de Salomón y las mujeres que se disputaban un mismo bebé. En la historia de Bírbal, dos amigos Ramu y Shamu se disputan un mismo árbol de mango (Bírbal sugiere, como Salomón, partirlo al medio)

Del Bírbal histórico los historiadores saben por crónicas contemporáneas sólo algunos datos escuetos: que fue un consejero eminente del tercer Gran Mogol (uno de los pabellones de Fatehpur, la ciudad enviada a construir por el soberano, lleva por nombre “Palacio de Bírbal”) Se sabe también que murió al frente de un ejército en la zona de Afganistán, habiendo sido enviado allí por su emperador, y que fué llorado largamente por éste.

Pero de las anécdotas, chistes y cuentos que se le atribuyen a este Bírbal los historiadores no saben nada. Se trataría más bien de la versión local de viejas tradiciones narrativas musulmanes, según las cuales un soberano sostiene intercambios graciosos con su juglar (por ejemplo el sultán Harún-al-Rashid de Las Mil y una Noches) O con más pertinencia tal vez, se trate del legado de otra antigua tradición de la India pre-musulmana, donde un sabio brahmín (Bírbal era brahmín) suministra, gracias a su visión espiritual, el equilibrio necesario al poder material del rey (Rajá) mediante el recurso del ingenio y del humor. Esas antiguas historias existen en colecciones anteriores a las de Bírbal (que aparecieron por primera vez cerca del 1700) y contienen casi todas las anécdotas atribuidas popularmente a éste

De modo que las historias de Bírbal no serían sino el último reciclado de anécdotas milenarias de Oriente (esta vez en r0paje del Imperio Mogol)

Para la India tanto antigua como actual – donde musulmanes e hindúes deben convivir en inestable cercanía – las historias de la amistad entre el Gran Mogol (musulmán) y su consejero Birbal (hindú) representan saludables aires de tolerancia

El ingenio y el humor, elementos integradores..

Abajo, tapas de libros y videos infantiles con las historias de Ákbar-Bírbal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: