Cortesanas

La imagen es de una película que describe la vida de una cortesana (tawaif)

La película lleva el nombre de la heroína “Umrao Jaan” (pronunciado Úmrao Yan) Está basada en una novela homónima del siglo diecinueve (considerada la primer novela de la literatura en urdu)

Narra la triste historia de una niña que es raptada del hogar paterno para ser vendida a una casa de cortesanas. Lamentablemente, la novela está basada en un caso verídico..

Con belleza y atención al detalle histórico el film reconstruye su entrenamiento en las antiguas artes del canto y la danza clásica de la India (video 1) El argumento sigue su destino trágico hasta el fin…

Ver película “Umrao Jaan” completa con subtítulos en español

uj15

uj8

uj1

uj39

uj28

uj23

uj22

uj13

uj7  uj2

Las tawaifs vivían en el entorno de la Corte del Gran Mogol

Eran mujeres entrenadas desde la niñez para agradar a clientes masculinos mediante el canto, la danza y la poesía (como las geishas de Japón)

Vivían recluídas en una mansión tradicional (haveli) Pero en este caso no era una vivienda común, sino una kotha o “casa de placer” frecuentada por los ricos

Las cortesanas ejercían la prostitución. Dada la presión social ejercida por la moral religiosa en los pueblos musulmanes, que prohíbe las relaciones extra-matrimoniales, muchas cortesanas se “casaban” con un señor con el que mantenían relaciones estables (además de las que éste sostenía con su esposa oficial)

Era común el caso del joven heredero perdidamente enamorado de una cortesana, imagen repetida en numerosos argumentos televisivos o de películas (como “Úmrao Yan”) Los generosos presentes de sus clientes podían convertir a una cortesana en mujer rica. Eran independientes, no hallándose al servicio de ningún soberano en particular. Sus “casas de placer” funcionaban como empresas

(Anárkali la heroína de la película “El Gran Mogol” era una cortesana, si bien el film por pudor no enfatiza ese costado)

Las cortesanas florecieron en las capitales mogolas de Dehli, Agra, Lahore. La ciudad india de Lucknow donde se refugiarían los últimos esplendores del imperio mogol fue famosa por ellas. “Úmrao Yan” describe el ambiente de refinada decadencia de esa ciudad

En una sociedad en la que a las mujeres eran analfabetas, las tawaifs no sólo aprendían a leer y a escribir sino que dominaban el complejo arte de la composición literaria y el recitado poético (mehfil). Muchas eran poetisas por mérito propio y alcanzaban fama por sus virtudes literarias. En la película se ve a Úmrao Yan estudiando a los pies de un maestro (ustad) los rudimentos de la música clásica, así como las reglas poéticas del urdu, además de deleitar a su audiencia masculina mediante el canto y la danza

Abajo, tres miniaturas muestran a una cortesana con su atuendo de gala y en posturas típicas como fumando la pipa de agua (huka o shisha)

Las cortesanas desaparecieron con la corte del Gran Mogol. Pero hoy en día en Lahore y algunas otras ciudades de Paquistán e India subsisten sus descendientes

En el barrio de Hira Mandi (“Mercado de diamantes”) dentro de las murallas de la ciudad vieja (barrio que hoy es calificado como zona roja) alberga a las actuales “cortesanas” de Paquistán

En ésta entrada hay un video sobre Hira Mendi

Como las de ayer, las cortesanas actuales alquilan sus artes para una clientela masculina, que acude como antiguamente a verlas danzar y cantar en casas designadas al efecto dentro del barrio

La audiencia puede incluir a las esposas de los clientes (¿el equivalente porteño podría ser una pareja que asiste al teatro de revistas?) La función se realiza en casas privadas, sea en la casa de las cortesanas (en Hira Mendi) o en la del cliente, que las contrata para una función privada. En ambos casos se trata de una actividad de cuestionable reputación según la opinión pública de esta nación musulmana

Las cortesanas de hoy ya casi no dominan las complejidades del arte clásico. Las coreografías pop del cine de Bollywood son muchas veces su modelo más cercano

En la imaginación popular, sin embargo, algo del fantasma de su antiguo esplendor sigue asociado a su imagen. El nombre para ellas hoy en día es mujra, palabra que conlleva más claramente el significado de prostitución. En conexión con ellas existe toda un grupo profesional de músicos tradicionales (marasi) que dominan complejas técnicas artísticas

De sus filas salieron generalmente las estrellas de cine de Paquistán durante el siglo pasado. Eran las únicas capaces de bailar y cantar

(las actrices actuales de Paquistán comienzan a provenir en cambio de trasfondos más acomodados siguiendo el modelo occidental)

Como ayer, a varios de los clientes se los llamará “maridos”. La censura moral del Islam sigue pesando hoy sobre las relaciones entre hombres y mujeres…

Las cortesanas han sabido despertar en cierta medida la envidia de generaciones de mujeres paquistaníes. Eran las únicas de su sexo capaces de interactuar con el mundo social masculino

Su destino sin embargo las condena a la marginación. Sus “matrimonios” con clientes ricos y corruptos no son sino una débil pantalla por ocultar su antigua profesión. Ningún ciudadano decente paquistaní se casará con ellas. El nuevo mundo de mujeres profesionales en medicina, derecho, etc. les está vedado, así como un rol tradicional de esposas y madres

En Paquistán, una mujer sin casarse está condenada a la marginalidad social

El artículo traducido Bailarinas de Lahore reseña un libro de la sociólga inglesa Louise Brown sobre el trágico destino de las herederas de las antiguas tawaifs  o cortesanas de Paquistán

VIDEO 1

Película “Umrao Jan” completa con subtítulos en español

VIDEO 2  y VIDEO 3

Fragmentos mostrando a la cortesana Umrao Jaan es entrenada en el arte del canto y la danza por sus maestros músicos

(el video 2 es de la película original, el video 3 de la nueva versión de la película)

VIDEO 4 y VIDEO 5

El video 4 muestra a la protagonista deleitando a sus clientes en el arte de la danza y el canto. En el salón tradicional de un haveli, la clientela masculina se reclina sobre almohadas, fumando pipas de agua mientras admira a la cortesana. Ésta viste sus mejores sedas y joyas, y los dedos de sus manos y pies están pintados con henna. La madama supervisa el espectáculo, que incluye los músicos en vivo. La voz impostada de la cantante obedece a las convenciones de la música clásica de la India (una convención algo paralela ocurre con la impostación de la voz en la ópera en Europa) El video 5 muestra una escena similar, tomada de la película “Los ajedrecistas”

Abajo, fotos de hace más de cien años mostrando a tawaifs o cortesanas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: