Manto honorífico

copy-of-robe-hb_29

100_silk_dupion_embroidery

amir-bukhara12

Imágenes de un kaftán o “manto de honor” (también jilat khilat) riquísimamente bordado

Durante el Imperio Mogol se impuso la práctica de regalar dichas prendas como señal de gran favor imperial

El libro “Mantos honoríficos: Jilat en la India pre-colonial y colonial” de Stewart Gordon (abajo) traza la historia de esta costumbre introducida desde Asia Central que se hizo famosa en el reino del Gran Mogol y siguió usándose durante el Imperio Británico

“Conferir el manto” era entonces señal pública de gran honor. “El acto de donar los vestidos que uno lleva puestos conlleva sentidos de poder y ambigüedad en la práctica y creencia folkórica de todos los pueblos” dice un texto al respecto de ésta práctica de resonancias bíblicas (cf. el manto multicolor de José, el traspaso del manto de Elías) como se podría colegir de nuestro propio verbo castellano “investir” (i.e. “vestir” de autoridad)

En efecto, la donación de la prenda conllevaba la otorgación y aceptación de autoridad. El beneficiado reconocía implicitamente la superioridad jerárquica del benefactor (el rechazar dicho presente era equivalente a una insoburdinación) Ignorante de esa costumbre, Carlomagno una vez aceptó un manto de honor enviado por el Sultán de Bagdad – sin saber que al vestirlo concedía involuntariamente su sumisión a éste

Por esa relación con las intrigas palaciegas que significaba todo traspaso de mando, la práctica de donar el jilat también ha quedado en el imaginario popular con ciertas connotaciones siniestras, gracias a muchas anécdotas legendarias sobre mantos envenenados

Ésta es un ejemplo, relacionada al sexto Gran Mogol (Aurganbzeb):

“El astuto tirano convocó a Prithi Singh el hijo de su rival [un noble intrigante] a presentarse en la corte…El emperador lo recibió con la cortesía más selecta … Fingiendo amistad, le regaló un espléndida prenda, la cual, como es la costumbre, Prithi Singh vistió de inmediato y, habiendo hecho sus reverencias, abandonó la presencia del Emperador convencido de su favor ¡Ese fue su último día! Cayó enfermo ni bien llegó a sus aposentos, y expiró entre grandes tormentos, y hasta hoy se atribuye su muerte al manto envenenado que le dió el rey”

A estas connotaciones negativas del jilat (según el mismo texto) ha de sumársele los miedos ancestrales en todos los pueblos antiguos al contagio mediante el contacto con ropa contaminadas, etc.

Hasta el día de hoy en Paquistán e India se ofrecen mudas de ropa como regalo en las celebraciones

Esto ocurre especialmente en las bodas, donde los familiares entregarán dichos vestidos a los miembros de su nueva familia política (colocándolos primero sobre sus cabezas) Dicho presente también implica connotaciones de traspaso y aceptación de jerarquías y autoridades entre las dos familias que están entrando en alianza

Otra ocasión festiva donde es costumbre regalar una muda flamante de ropa (especialmente a los niños) es la celebración musulmana de Ramadán (“Id Pequeño”)

Existían varias categorías de jilats, dependiendo el rango del beneficiario, según las cuales variaba el número de piezas de vestimenta que se regalaban. Las tres básicas eran el manto o túnica en sí (yama) un turbante y un lazo ornamental. A éstas tres podían agregarse otras piezas como broches para el turbante, chalecos, brocados..

En la primera foto de arriba, yama de la época mogol. Luego, ejemplo de rica tela bordada y manto ceremonial de uno de los últimos emires de Asia Central. Los mogoles provenían de esa zona del continente..

Abajo, dos miniaturas mostrando a un cortesano colocándose dicho manto recién obsequiado (la segunda, en presencia del mismo Gran Mogol) según indicaba el protocolo. En ocasiones la prenda había sido utilizada previamente una o dos veces por el soberano ¡aumentando grandemente el privilegio!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: