Cristianismo

fullimage_bright

El tercer Gran Mogol (Ákbar) invitó en 1580 a a misioneros Jesuitas a su corte

Arriba, una famosa miniatura muestra a Ákbar debatiendo con sabios de varias confesiones, incluyendo dos misioneros jesuitas (de negro a la izquierda) Según reportes de la época los jesuitas salieron triunfantes de muchos de estos debates, aunque dejando alarmado al Gran Mogol por la severidad de su celo

El cristianismo había llegado al sur de la India en el siglo I de la mano del apostol Tomás. Esta tradición debatida es refrendada por la existencia de comunidades cristianas milenaria en esa zona de la India, que atribuye sus orígenes dicho apóstol (desde el siglo 2 d.C se venera una tumba con su nombre cerca de la antigua Madrás)

A lo largo de los siglos de las iglesias Orientales (armenios, nestorianos) hubo numerosos otro contactos, así como asentamientos de dichos cristianos inmigrantes en puertos de la India. Extraordinariamente durante la Edad Media la visita de algún europeo, como el francés (o catalán) domínico Jordanus Catalanes, quien en el 1300 evangelizó en la misma zona

En la era moderna, el jesuita español Francisco Javier fue el primer misionero en viajar a la India, a partir de lo cual el Papa le entregó a los jesuitas (principalmente portugueses) la responsabilidad de esta misión, centrada también en Goa (sur de la India)

(uno de los resultados de ésta misión ibérica es que en las lenguas de Paquistán e India “ministro cristiano” se dice padri (indistintamente si es protestante o católico)

Fué así como en 1580 Ákbar el tercer Gran Mogol invitó a los jesuitas a trasladarse a su corte, por entonces repartida entre AgraFatehpur

(Ákbar ya tenía una esposa cristiana de Goa llamada Maryam o María en su harén, a la que se le atribuye la construcción de la primera iglesia en Agra)

Según sus informes su prédica y su ejemplo de vida tuvieron gran impacto sobre el soberano, quien les confesó desear convertirse al cristianismo

“En cierta ocasión [] el rey entró en la capilla, en la que los Padres dicen misa diariamente para beneficio de los portugueses que hay en la corte; pues varios han hecho su hogar en estas tierras, y otros han venido para lucrar. El Rey entró al oratorio sólo sin sus guardias o cortesanos, y habiéndose quitado el turbante de la cabeza, cayó de rodillas y oró, primero como nosotros, luego a su forma, a saber, según el modo de los Sarracenos [musulmanes] de Persia, cuya ley aún observaba externamente, y finalmente al modo de los Gentiles [hinduístas] ‘Dios’ dijo, al incorporarse de sus devociones ‘ha de adorarse con todas las formas de adoración’. Luego se sentó sobre un cojín en el piso; y cuando los Padres también se sentaron, les dijo que no le cabían dudas que nuestra ley era superior a todas, y que en la vida y los milagros de Jesu-Cristo veía algo más que humano; pero que escapaba a su comprensión cómo Dios podía tener un hijo. En una visita posterior, luego de discurrir sobre diversos tópicos, dijo: ‘Padres, con vuestros discursos me habéis enseñado muchas cosas de vuestra ley, que me placen más que todas las que he podido aprender de otras leyes, sean de los Sarracenos, o de los Gentiles; por mi parte juzgo a la ley de los Sarracenos la peor de todas.

Ocho días después, nuevamente vino al oratorio, acompañado esta vez de sus tres hijos, y algunos de los principales nobles de su corte. Durante un tiempo se mantuvo aparte, observando atentamente los varios objetos en la capilla, y expresando su admiración en presencia de sus cortesanos. Luego se quitó el calzado, y ordenó a sus hijos y a todos sus acompañantes hacer otro tanto, siendo ésta la costumbre observada entre los mahometanos al entrar en sus mezquitas. Exhibió gran reverencia por las imágenes de nuestro Salvador y de la bendita Virgen, y aún por las de otros santos; y ordenó a su pintor hacer copias  de las que los Padres habían colocado en su capilla. También le ordenó a su orfebre que le haga un cofrecito de oro con una tapa ricamente tallada, similar en tamaño al cofre de cobre en el que los Padres guardan las imágenes del Salvador y de la Virgen. Antes de partir, le dijo a los Padres que su ley le atraía sobremanera; pero que había dos puntos en ella que no podía comprender, a saber, la Trinidad y la Encarnación. Si le podían explicar esos dos puntos a su satisfacción, se haría, dijo, Cristiano, así le costara su reino”

Según los jesuitas Ákbar nunca se convirtió pues priorizó esa actitud agnóstica (tan moderna) que exhibe en los testimonios (el emperador estaba por entonces intentando imponer su propia religión sincrética llamada “Religión de Dios” (Din-i-Illahi)

“Pero aunque actos como éste parecían mostrar que el rey estimaba sobremanera la fe Cristiana, habían, no obstante, muchos osbtáculos que se interponían para que la abrazara. El primero era su renuencia a aceptar las doctrinas de la Trinidad y de la Encarnación sin poder comprenderlas; de modo que se mantenía en un estado de perpetua indecisión, no sabiendo dónde afianzar su fé. ‘Pues los Gentiles’ decía, ‘creen que su fe es buena; y otro tanto los Sarracenos y Cristianos ¿A cual entonces nos adheriremos?’ Vemos así en este Príncipe la falla común del ateo, que se rehúsa a someter la razón a la fe y, no aceptando nada como verdadero que su flaca sesera no logra sondear, se contenta con someter a su propio juicio cuestiones que trascienden los límites superiores del saber humano

pero también por problemas con la monogamia

“Pero, a ojos de muchos, lo que constituyó el mayor obstáculo para su conversión a nuestra fe fue la multitud de esposas que la ley Mahometana le permitía tener. Había en su serrallo [harén] hasta cien mujeres; y era dudoso que alguna vez se resolviera a renunciar a todas ellas menos una, y vivir en fidelidad a ésta sola como exige la ley Cristiana. Aún más, aunque convencido en su mente de que la ley de los Evangelistas era superior a toda otra, era mantenido cautivo por las viciosas costumbres y licenciosas indulgencias que la ley de Mahomet le permite”

Convertirse hubiera significado anular la tradición asiática del harén, utilizada por Ákbar para realizar alianzas estratégicas mediante su matrimonio con princesas de diversas religiones, política conciliatoria alabada por posteriores historiadores

Los jesuitas continuaron en la corte mogol durante los reinados de los sucesivos emperadores hasta la disolución del Imperio Mogol por los ingleses, pero salvo un leve impacto artístico (mostrado más abajo en ésta entrada) su estrategia de alcanzar a la población mediante la conversión del emperador no prosperó. En el sur en cambio, su accionar entre el  pueblo gestó el nacimiento de una iglesia católica nacional que subsiste hasta el presente.

Los misioneros británicos, que arribaron hace unos doscientos años de la mano de Guillermo Carey, habrían de tener un éxito similar, especialmente entre los miembros de la casta menos favorecidas, los famosos parias (chura) quienes protagonizaron conversiones masivas al protestantismo y el catolicismo hacia finales del siglo 19

Hoy en día existen entre 3 y 4 millones de  cristianos en  Paquistán (generalmente descendientes de los convertidos de aquella “casta inferior”) y el cristianismo es la tercer religión en la India con unos 24 millones de seguidores (concentrados mayormente en el sur)

La influencia del cristianismo comenzó a notarse durante el Imperio Británico de la India, durante el cual los gobernantes y misioneros británicos intentaron legislar abusos contrarios a la moral victoriana (como el matrimonio infantil, la prostitución sagrada, la quema de viudas, etc.) valores que eventualmente llegaron a plasmarse en las modernas legislaciones de India y Paquistán.  La plétora actual de ONGs (tanto nacionales como extranjeras) al servicio del desarrollo solidario en el subcontinente son herederas seculares de proyectos misioneros como el de la madre Teresa de Calcuta o el Ejército de Salvación, como la Media Luna Verde emanada de la Cruz Roja, o la Fundación Edhi de Paquistán, encabezada por un émulo de Florencia Nightingale

Las citas están tomadas del libro “Ákbar y los jesuitas” (Akbar and the Jesuits) al igual que de “Misioneros y Musulmanes en la India pre-colonial” (Muslims and Missionaries in Pre-Colonial India)

pendantportrait_of_jahangir_with_jesus_mg261

Los jesuitas regalaron al tercer Gran Mogol (Ákbar) una Biblia con ilustraciones, que éste hizo copiar a los artistas de su taller. Así comenzó una tradición de incorporar motivos tomados del arte cristiano en las miniaturas – como aureolas, querubines, e incluso la virgen María

Ariba se ve primero una miniatura reproduciendo al rey David (autor de los salmos) copiada de modelos europeos

Luego un retrato del cuarto Gran Mogol (Yajanguir) junto a un Cristo joven sosteniendo la cruz (ambas figuras representadas detrás de una típica celosía mogola (yalis)

En el palacio imperial de Delhi, hay un panel en el dosel del trono (realizado en pietra-dura) mostrando una escena de la mitología greco-romana: representa a Orfeo deleitando a los animales con un violín. Ésta imágen fue copiada directamente de un cuadro europeo (adjudicándosele de hecho la obra en ocasiones a un artesano florentino)

Abajo, portada del libro “Temáticas bíblicas en la pintura mogola”

Además de estas influencias en la pintura, el arte de Europa traido por los jesuitas y comerciantes se vería reflejado en ciertos elementos de la arquitectura del Imperio Mogol:

por ejemplo, las columnas balustradas, y la técnica de la pietra-dura

Abajo, el libro “Cartas de la Corte Mogol” del Padre portugués Correia-Afonso recoge testimonios como los de arriba del siglo 16. Muestra en la portada la sala de audiencias públicas en el palacio de Fatehpur donde Ákbar se reunía con los religiosos (en la página Arte Mogol 6 de este blog se ilustran también estas reuniones)

30435-1530-831

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: