Aurangzeb (sexto Gran Mogol)

Este es Aurangzeb, el sexto Gran Mogol

Fue el último en recibir ese título

Hijo del quinto Gran Mogol (Sha Yaján) su nombre significa “Ornamento de la corona” (Aurang-zeb)

Luego de su largo reinado de casi medio siglo (1658-1707) el Imperio Mogol entró en una época de decadencia de la que no volvió a recuperarse

El joven Aurangzeb se distinguió de sus hermanos por su seriedad y apego al estudio. Le preocupaba el destino de los pobres y se mostró temeroso de Dios. Siendo designado según la costumbre al frente de una provincia, abandonó sin embargo su puesto para retirarse al bosque, donde vivió unos meses como asceta (según la costumbre de los musulmanes piadosos) Sólo la intercesión de una hermana hizo que su padre le perdone la deserción, forzándolo a reasumir sus funciones. Los niños paquistaníes aprenden que, en su religiosidad, una vez el joven príncipe abandonó su caballo en plena batalla al escuchar el llamado a la oración. Cuando su enemigo lo vió postrarse en sus oraciones en medio del fragor circundante, depuso las armas y acordó una tregua

Aurangzeb se destacó por su valor físico, y en una ocasión salvó a su hermano mayor Darío de ser atacado por un elefante enloquecido. Como se esperaba de los príncipes reales, se colocó al frente de los ejércitos de su padre realizando exitosas conquistas militares para extender el imperio en el sur de la India y en otras áreas como Afganistán. Fué también gobernador de Multán y Sindh (ambas en la actual Paquistán)

Al caer enfermo su padre y desatarse una lucha dinástica, Aurangzeb se encaminó a Delhi la capital y libró la llamada Guerra de Sucesión con sus dos hermanos mayores de la que salió victorioso, proclamándose nuevo emperador a la edad de cuarenta años. No le tembló el pulso cuando mandó hacer encerrar a su envejecido padre en el palacio de Agra hasta su muerte nueve años más tarde. Tampoco al enviar a ejecutar a su hermano Darío (el mismo que había salvado) acusándolo de ideas heréticas (según se mencionan en su entrada)

Porque hacia el mediodía de su vida Aurangzeb se volcó al fundamentalismo religioso. Renegó del boato ostentado en la corte por sus predecesores. Se negó a continuar erigiendo espectaculares palacios o mausoleos (como el Taj Mahal  construído por su padre, donde estaba enterrada su madre, Mumtaz Mahal)

Si bien por un tiempo auspició a artistas – en 1668 prohibió la música, la danza, la pintura en la corte. Considerando que aún un emperador debía ganarse la vida con las manos, él mismo tejió gorros de oración para vender en el mercado, y copió a mano manuscritos del Corán. “Admiro al hombre santo por su piedad” – dijo respecto a un fakir que solicitó una subvención del Gran Mogol – “pero no puedo solventarlo con el tesoro real. El dinero se ha de ganar efectuando alguna tarea a cambio”. Puede leerse algo más sobre estas medidas de austeridad en la corte en la página Arte Mogol 6

La figura de Aurangzeb se yergue gigantesca en el imaginario de siglos subsiguientes, soliéndoselo considerar el más grande soberano Mogol (generando admiración – pero no simpatías, reservadas por ejemplo para el enamorado Shah Yajan o el popularísimo Akbar). Durante su reinado el imperio alcanzó su mayor extensión geográfica, gracias a las descomunales campañas militares encaradas durante prolongados lapsos de tiempo, especialmente en el sur de la India (el Deccán) a más de mil kilómetros de la capital, zona que no estaba del todo islamizada. El mismo emperador encabezó numerosas veces las tropas – incluso a los 80 años – viviendo las dos últimas décadas de su vida prácticamente en una gigantesca corte móvil en el frente de batalla, donde falleció de muerte natural

Trabajador incansable, Aurangzeb había dicho “es el deber del soberano el arriesgar la propia salud y vida, de requerirse, al servicio de su pueblo. Un soberano debe tomar sus deberes seriamente y pasar noches en vela si es necesario”

Su polémica implementación del puritanismo islámico en el subcontinente indio es debatida con pasión hasta hoy. Muchos historiadores especulan cuál habría sido el futuro de la India de haber sido su hermano Darío (el favorito de su padre y del pueblo) y no él, el emperador

Si bien muchas de sus campañas se vieron coronadas por el  éxito militar, esto no fué sino a costa de un descomunal costo socio-económico para el imperio. Al forzar a la población no-musulmana a pagar el impuesto religioso (yiza) que había sido abolido por su bisabuelo el tercer Gran Mogol (Ákbar) en aras de la convivencia pacífica; al mandar demoler cientos de templos hinduístas y construir con sus piedras mezquitas; al hacer ejecutar a seguidores incondicionales de religiones ajenas al Islam como el hinduísmo o el sijismo, Aurangzeb despertó regionalismos y odios inclaudicables y a su muerte toda la India se hallaba en revuelta. El costo de las campañas superó los gastos incurridos no pudiendo ser amortizado por un botín que fué sucesivamente agotado en las costosísimas campañas. Todos los antiguos reinos de la India (y algunos nuevos) se levantaron en armas contra el absolutismo del Gran Mogol, iniciando contiendas que terminarían eventualmente por desintegrar el imperio

Aurangzeb es recordado entre otras cosas por haber enviado a erigir en Lahore (actual Paquistán) la mezquita más grande del mundo en su momento, conocida hasta hoy como Mezquita del Emperador (Badshahi Masjid) en su honor. Dicha mezquita es hoy el orgullo de Paquistán

Su hija Zebunisa, de la que se habla en esta entrada, es recordada como poetisa ideológicamente opuesta a la rígida ortodoxia de su padre

Aurangzeb, figura que corona dos siglos de dominio del Gran Mogol. Sus sucesores serían débiles marionetas en manos de fuerzas encontradas y en menos de un siglo el reino habría de pasar a manos del Imperio Británico

Puede verse su sencilla tumba en la página Arte Mogol 7, en la que no quiso gastar sino un monto mínimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: