Mehfil y Mushaira

Un mehfil es un concierto musical, y una mushaira un recital poético

Ambos eventos giran en torno al gházal, el particular género poético refinado durante la era del Gran Mogol

“Las mushairas o ‘tertulias poéticas’ en la que los poetas son invitados a recitar sus composiciones, suelen aún convocar a un gran público [en India y Paquistán] que nunca pareciera cansarse de escuchar poesía en sesiones que frecuentemente duran varias horas. Las mushairas más importantes, organizadas en las cortes reales o los palacios de los nobles, eran suntuosos eventos regidos por precisas reglas de protocolo. A menudo las invitaciones eran acompañadas por un par de versos (denominados tarah) con el metro y el patrón de rima elegidos para la velada, en los que se esperaba que el poeta compusiera sus poemas. En la mushaira, que era conducida por un maestro de ceremonias, se solía colocar una vela delante del poeta cuyo turno había llegado para recitar. Las reglas de  cortesía exigían que el poeta al principio se rehusara, alegando que no tenía nada nuevo para ofrecer. La insistencia de sus colegas finalmente revelaría un poema de varios versos escogidos oculto dentro de sus bolsillos! Usualmente los poetas nóveles o los cómicos precedían a los grandes maestros, que se ubicaban según un cuidado orden de precedencia hacia el final de la velada… El público intervenía permanente, y los buenos versos eran alabados audiblemente al son de ‘¡wah, wah!’ o ‘¡Por Alá, veramente habéis roto la pluma!’ mientras que los versos pobres eran abucheados y criticados a viva voz

Las mushairas también podían ser reuniones informales, espontáneas donde un grupo de amigos se juntaban en la privacidad de su casa

Las tertulias poéticas no son en absoluto algo del pasado, y todavía forman parte esencial de la vida entre la población de habla urdu de la India y Paquistan, donde  muchos de todas las condiciones sociales portan consigo un cuadernillo de versos para ser leído cuando surge la ocasión…

(tomado de la introducción a la novela “Umrao Jan”)

En una mushaira (o mehfil su equivalente musical) el público se sentaba sobre almohadones y alfombras degustando bebidas heladas (sherbets) y frutas de estación, mientras que generalmente sobre una tarima algo elevada hacían lo mismo los poetas. Estos recitaban sus versos por turno. Éste evento era indicado como se dijo en el párrafo anterior al colocarse una vela enfrente del poeta en cuestión (gesto que ha dado pié a multiplicidad de metáforas)

Arriba y abajo, imágenes de viejas mushairas muestran al poeta de turno recitando frente a la vela o el candel

 

La exclamación audible de admiración “¡wah, wah!” vendría a ser salvando las distancias el equivalente del occidental “¡bravo, bravo!”. La expresión es  usada hasta el día de hoy acompañada muchas veces de gestos con la mano (elevándolas levemente) y la cabeza, en ocasiones con los ojos semicerrados de deleite…

Al igual que en el folklore argentino, el recitador solía repetir las primeras frases de sus versos, como si con dicha recapitulación “tomara aire” para ir componiendo los subsiguientes. Sólo en tanto competencia poética improvisada – como juego rimado de agudeza mental – una mushaira podría llegar a compararse a una payada gauchesca. El refinamiento de ideas, la sutileza de expresión y la exquisitez del vocabulario por supuesto le eran propias (ver entrada sobre el gházal)

Como indica el autor, hoy en día los mehfils y las mushairas siguen siendo un evento importante en donde quiera se habla urdu. Esto incluye la diáspora paquistaní en Europa y EEUU (ver éste sitio sobre una mushaira en el estado de Texas, ilustrado por una vela, como la que se coloca frente al poeta de turno)

Tal vez sólo en Paquistán puedan juntarse multitudes en un estadio deportivo para … escuchar poesía. Tal cosa ocurrió no hace tanto en Karachi, donde la gran demanda de asistencia a una serie de mushairas en la populosa ciudad paquistaní obligó a los organizadores a alquilar un estadio

Cualquier turista a Paquistán podrá visitar estos recitales, si un local lo orienta (no los auspician – hasta ahora – Pepsi o Sprite🙂 )

Asistir a una de estas veladas, donde uno se sentará sobre almohadones mientras poetas cruzados de pié sobre alfombras recitan versos inspirados, es como volver a eras del Gran Mogol (abajo, fotos de mushairas femeninas)

VIDEO 1

Fragmento de una mushaira. De la miniserie sobre Ghálib, lo muestra recitando una de sus poesías

VIDEO 2

Muestra una mushaira actual (femenina) donde la poetisa que es presentada por el maestro de ceremonias recita sus poemas y repite (como en la payada) sus primeras líneas. Replica a las alabanzas del público, como es costumbre, con el saludo tradicional (salam) Pueden oírse también los “¡wah, wah!” de admiración del maestro de ceremonias y la audiencia. También a éstos repitiendo audiblemente los versos duplicados, si estos los han cautivado, otra señal de aprobación (para un ejemplo de poetisa del Imperio Mogol, ver Zebunisa)

VIDEO 2

Mehfil o concierto musical actual. Ambos términos suelen usarse en ocasiones intercambiablemente, puesto que los versos del gházal frecuentemente son musicalizados….

tahirasyed2

mehfil_a

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: