La riqueza de los siglos

utensils097

Para un habitante de la llanura pampeana, despoblada virtualmente hace cien años, toparse con la riqueza artesanal del subcontinente indio con ciudades cuatro veces milenarias es toda una experiencia

Un texto al respecto dice “la India es un vasto taller donde hasta hoy se producen objetos útiles y estéticamente bellos, por clanes que se especializan en los distintos oficios. La canastería, por ejemplo, no es sólo una forma de ganarse la vida – es realizada por ciertos grupos sociales porque durante generaciones de familias no han hecho otra cosa que tejer canastas. La canastería es entonces también un estilo de vida. Lo mismo ocurre con los alfareros quienes, aunque pertenecen a la casta kumhar, se los llama paryapat – ‘hacedores’ o ‘progenitores’. Las aldeas de la India están repletas de miles de artesanos y mujeres que trabajan materiales tan diversos como el algodón, la caña, la piedra, la terracota, la cera, el bronce, y hasta el barro molido”

Este océano de experiencia no se acumuló de la noche a la mañana. Desde eras inmemoriales los artesanos de las aldeas han pasado su oficio a hijos y nietos. La exportación de artesanías lleva siglos prosperando. Los romanos comerciaban con la India y Plinio se queja de que sus paisanos importaban demasiado de la India. Incluso en aquellos días los artesanos tenían buen ojo comercial; producían los artículos que demandaba el cliente. Los juguetes de bronce de Kolhapur – de estilo romano – estaban destinado obviamente al mercado exportador

Con el advenimiento del poder musulmán [coronado por el Imperio Mogol] las artesanías ganaron en sofisticación y sutileza. El tejido de alfombras, la incrustación del mármol y el jade, la caligrafía, el esmaltado, y la filigrana recibieron patronazgo real. El bidri, o platería de Hyderabad es un legado del arte islámico, así como lo es el zari o brocado, tradiciones del norte de la India. Nuevos colores y tonalidades como los verdes claros, azules y malvas se volvieron populares”

Arriba y abajo, algunas  láminas hechas por un ilustrador europeo sobre los objetos producidos en el subcontinente, comenzando arriba de todo por el famoso trono del Pavo Real pasando por cartucheras, broches, campanillas, tinteros, lámparas, bandejas, frascos, abanicos, plumeros, estuches, jarrones, pipas de agua (dos láminas para sus distintas variantes) y por supuesto armas de guerra

Cada región y aún cada localidad tiene sus artesanías típicas, según los materiales disponibles. Cliqueando en los enlaces se pueden leer entradas sobre los orfebres que producían estos objetos, la burguesía urbana que los comercializaba en las grandes ciudades, y algunos de sus productos artísticos

(por lo demás, pueden admirarse esos productos en las páginas de Arte Mogol a la derecha de este blog)

El turista puede adquirir muchas de estos joyas por precios irrisorios

Riqueza del arte Mogol que se vende por nada…

pipes1888

pipes1888b

asianarms

metalvessels0951

arms093

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: