Gulbadan Bégam

Gulbadan Bégam (c.1523-1603) fue una hija del primer Gran Mogol (Bábar) autora de una importante crónica histórica

Su nombre persa Gul-Badan fue traducido por los ingleses como “Capullo de Rosa”

(Bégam significa “dama”)

Contaba seis años cuando su padre conquistó la India (1526) Viviendo entonces con su madre en Kabul (Afganistán) la princesa y sus hermanas se enteraron del éxito de su padre por los fabulosos regalos que comenzaron a recibir desde “Hind” (India) Una mención de ellos puede leerse en esta entrada. Durante casi un siglo la princesa fué privilegiada testigo de la consolidación del Imperio Mogol.

Durante ese lapso la vida de su padre, el primer Gran Mogol (Bábar) había quedado registrada en una crónica (Bábar-nama) Igualmente la vida de su nieto, el tercer Gran Mogol (Ákbar) había sido consignada en un volumen (Ákbar-nama) Sin embargo nadie había registrado la vida del hermano de Gulbadan, el segundo Gran Mogol (Humayún) y la princesa fué la encargada de escribir el Humayún-nama

“Una orden había sido emitida: ‘Escribid todo lo que sepáis de los hechos de [Bábar] y [Humayún]’. Cuando su Majestad [Bábar] dejó este mundo perecedero hacia las moradas eternas, yo, su humilde sierva, tenía ocho años, de modo que bien podré no recordar mucho de entonces. No obstante, acatando la orden real, asenté todo lo que oí y recordé” La razón del encargo fué el íntimo conocimiento que la anciana princesa, única sobreviviente, tenía sobre su hermano fallecido el emperador Humayún

Gulbadan no sólo dejó una valiosa crónica oficial de este segundo Gran Mogol, sino también un fascinante vistazo de la vida íntima de la corte – desde su perspectiva de mujer trás de las paredes del harén. La princesa registra con sencillez (en persa) acontecimientos cotidianos de la vida real. Su lenguaje no es rebuscado (acorde con su educación más limitada como mujer) Sin olvidar su lugar subordinado según las normas culturales, deja traslucir entre líneas una mirada femenina sobre ciertas conductas masculinas…

Acompañando a su hermano en el exilio (cuando este perdió temporariamente el imperio a los 32 años por culpa del afgano Sher Sha) Gulbadan cuenta el episodio cuando el segundo Gran Mogol se enamoró de una adolescente afgana de 13 años, y no cejó hasta casarse con ella.

“El emperador vino a ver a su Alteza, mi madre (mientras acampábamos en Bákar)… Cuando vió a Hamida-banu-Begam su Majestad preguntó: ‘¿Quién es ella?’ Le dijeron: ‘la hija de Mir Baba Dost'”

“Otro día cuando su Majestad vino a ver a su Alteza mi madre, dijo: ‘Mir Baba Dost es nuestro pariente. Es decoroso que me presentes a su hija como esposa’ Otro día vino a mi madre y le dijo: ‘Envía a alguien a buscar a Hamida-banu Begam’. Cuando mi madre envió el mensaje, Hamida-banu Begam se rehusó, diciendo: ‘Si es para presentarle mis respetos, ya fui honrada pesentándoselos el otro día. ¿Por qué habría de hacerlo otra vez?’ De nuevo su Majestad envió a Subhan Quli, y dijo: ‘Id al Sha Hussein Mirza y decidle que envíe a su hija’ El Mirza dijo: ‘Así se lo diga mil veces, no irá. Id vos y decíselo vos’ Cuando Subhan Quli fué y le habló, la Begam replicó: “Ver a los reyes una vez es según la ley; una segunda vez nos está prohibido. No iré’

[…] Durante cuarenta días la Begam se rehusó y discrepó. Finalmente su Alteza mi madre, Dildar Begam, la aconsejó, diciendole: ‘Después de todo tendrás que casarte con alguien. Mejor que un rey ¿dónde lo hallarás?’ Al final la Begam consintió. Su Majestad tomó el astrolabio en sus benditas manos y, habiendo seleccionado él mismo la hora propicia, convocó a Mir Abul-Baqa para ordenarle que selle el matrimonio”

A los dos años esa adolescente se convertiría en la madre del tercer Gran Mogol (Ákbar)

(antes de escandalizarnos los argentinos podríamos recordar que San Martín pidió la mano de Remedios cuando ésta tenía 14 años y él 34 🙂 )

La crónica que escribió la princesa “Capullo de Rosa” es una valiosa fuente de primera mano sobre la vida en los harenes al comienzo del Imperio del Gran Mogol. Gulbadan vivió en ellos hasta avanzada edad (fue casada a los 17 años y tuvo al menos un hijo) excluyendo una peregrinación a La Meca que le insumió seis venturosos años.

Al igual que con la historia de otras protagonistas femeninas (como Zebunisa o Nur Yaján) del Imperio Mogol, en Paquistán se han impreso libros con la historia de la princesa escritora, para estimular a las niñas a emularla.

No hay retratos de Gulbadan. La imagen de arriba representa a una dama de la era mogol. Está elaborado para el consumo turístico…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: