Waris Shah

Waris Shah es un amado y genial poeta punjabi, que vivió en las postrimerías del Imperio Mogol

Autor del inmensamente popular poema de amor Hir y Ranja, en ocasiones se lo considera el “Shakespeare del Punjab

Refleja en su obra la rica cultura y diversa historia de esa antigua región, hoy dividida entre India y Paquistán, además de su íntimo conocimiento del alma humana. Sus versos son citados frecuentemente en el habla cotidiana, al estilo de los proverbios morales de Occidente. Se memorizan y son objeto frecuente de versiones en el cine, teatro, TV de lo que se habla en la entrada sobre su inmortal obra

No abundan los datos sobre su vida, que transcurrió en un paisaje rural, lejos de las capitales del Imperio Mogol

Nació en el territorio de la actual Paquistán, en la aldea de Yandiala Sher Khan cerca de Sheijpura (principios de 1700) Su familia era musulmana, según se creía descendiente del mismo profeta Mahoma (Sayed)

Waris quedó huerfano de joven, y fué educado según la costumbre en mezquitas vecinas, convirtiéndose en discípulo de maestros sufíes, primero en su aldea, y luego en la de Kasur, también Paquistán

Debió haber sido testigo de la decadencia de la corte Mogol, a la que (a diferencia de su contemporáneo el poeta Ghálib) nunca perteneció. Sufrió las convulsiones de la época, que se considera marcaron su visión trágica de la vida. Huyendo según se cree de la invasión de Nadir Shah, se trasladó a otra aldea cerca de Pakpatian (actual Paquistán) Allí según se cuenta conoció a quien sería el amor de su vida, Bhag Bhari, belleza que sin embargo no correspondería al joven clérigo. En dicha aldea Waris residió durante muchos años, en un pequeño cuarto (hujra) adyacente a una mezquita, donde compuso su largo poema de más de 5.000 líneas. Hasta el día de hoy se conserva la mezquita, conocida como Mezquita de Waris Shah (foto abajo)

Vivió hasta avanzada edad, teniendo discípulos según su rango de maestro sufí (pir)

Fué enterrado en su aldea natal, donde su tumba se convirtió hasta el presente en famoso santuario sufí  (dárbar) visitado por los peregrinos (en particular los enamorados)…

Como poeta sufí, Waris absorbió el gran caudal filosófico que le precedía en torno al amor del alma con Dios. Muchos consideran que su historia de amor no es sino un símbolo de dicha relación divina

Su obra refleja no sólo un inmenso saber del Corán y la teología islámica aprendida en las madrasas locales, sino del folklore del Punjab y la mitología hinduísta existente en el Punjab desde antes de la llegada del Islam. Todo ello matizado por el ojo del gran observador de la experiencia humana, a lo que hay que sumarle una maestría del idioma (punjabi) al que elevó a la categoría de lengua literaria, siendo hasta hoy considerado su modelo supremo

[Waris Shah] poseía un vasto dominio del folklore islámico y local. Sus versos son un tesoro de citas, dichos y coloquialismos en punjabi. Su descripción minuciosa y realista de hasta los más pequeños detalles de la vida punjabi y la situación política de su siglo sigue sin rivales”

Recoge en su obra, más allá de coloridas tradiciones folklóricas de su tierra (al igual que su famoso colega inglés) algo del alma humana que hace eco en los corazones de cada generación paquistaní

A pesar de ser devoto musulmán, se ha escrito que Waris Shah fue el primer autor secular del subcontinente

Arriba, su retrato imaginario. Abajo, la llamada Mezquita de Waris Shah en Malka Hans, aldea a unos 250 al sur de Lahore (Paquistán)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: